Terapias energéticas y Física Cuántica  
 

 

                                                                                    Prof. David Cuk

 

Hoy en día se ha vuelto muy corriente escuchar comentarios acerca de talleres, conferencias y tratamientos holísticos relacionados con esa “nueva” (¿?) temática llamada Física Cuántica, y tal es la importancia que ha llegado a cobrar al insertarse en el lenguaje popular que da la impresión real que todo el mundo comprende sus principios y postulados tanto así como se conocen los correspondientes de la Física Moderna o tradicional.

 

            En realidad, para comprender todo aquello que intenta explicar la Física Cuántica es preciso, y necesario, poseer conocimientos ciertos de Física tradicional.

Por supuesto, como menciona el dicho popular: “No todo lo que parece, es.”. Llegar a comprender la “Cuántica” conlleva una tarea ardua y hasta casi digamos una buena dosis de capacidad de abstracción, porque, según una definición: es la rama de la física que explica el comportamiento de la materia a escala muy pequeña. El concepto de partícula "muy pequeña" atiende al tamaño en el cual comienzan a notarse efectos como la imposibilidad de conocer con exactitud, arbitraria y simultáneamente, la posición y el momento de una partícula, entre otros. A tales efectos suele denominárseles "efectos cuánticos".

            Esa circunstancia de “no conocer exactamente” se basa en el famoso Principio de Incertidumbre de Heisenberg. Este principio supone un cambio básico en nuestra forma de estudiar la Naturaleza, ya que se pasa de un conocimiento teóricamente exacto (o al menos, que en teoría podría llegar a ser exacto con el tiempo) a un conocimiento basado sólo en probabilidades, y en la imposibilidad teórica de superar nunca un cierto nivel de error. 

-         Vaya, vaya ¿acaso esto no le recuerda a Newton cuando dijo “Todo pasa como si…”?

-          Si, claro, Incertidumbre significa, desde el diccionario: Falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, no saber a ciencia cierta.

-         Y, ¿esta falta de certezas no trae aparejadas grandes complicaciones en todos los aspectos tan materiales en los cuales nos hallamos inmersos y de los que dependemos tanto en la vida diaria? 

-         Bueno, paso a explicarle, por ejemplo, UD. está leyendo esta nota, y la misma fue realizada o procesada a través de algún medio electrónico, ¿cuál sería su opinión si supiera que toda, y quiero recalcar TODA, la electrónica moderna se basa y explica mediante la Física Cuántica y el Principio de Heisenberg, y no por medio de la Física clásica?

¡Sí! Aunque UD. no pueda creerlo, todos esos ingenios tecnológicos que nos rodean: radio, televisión, celulares, computadoras, tomógrafos computados, marcapasos, cámaras fotográficas, y miles de elementos más tienen una explicación de funcionamiento basado en una probabilidad, en la incertidumbre misma…

-         Y lo más maravilloso de todo es que ¡funcionan!

Ahora, bien, cuando descreemos en un primer momento de los efectos de las terapias o técnicas energéticas,  llámense: reiki, bioenergía, energía magnificada, oración,  imposición de manos, psicotrónica, terapia Chi, quantum touch, o cualquier otra similar de aquellas que suelen pregonarse actualmente, y observamos los resultados positivos obtenidos sobre multitud de personas, de las más diversas culturas y latitudes, resultaría, tal vez, importante comenzar a considerarlas desde una perspectiva más benévola y menos perspicaz, ya que, analizando sus estructuras en lo general y no en su formalidad, estilo o costumbre, todas confluyen desde un mismo principio y una misma forma para lograr que cierto tipo de energía consiga ser canalizada hacia alguien o algo en particular con un objetivo de transmutación. Y así, cuando aparece ese cambio, en el cual no podemos explicar cómo se produjo, ni exactamente cuando, ni siquiera específicamente desde dónde provino, la perplejidad nos deja comentando:”Todo parece como si…”, y la Física Cuántica sale a salvar las respuestas que desde la óptica clásica aparecen como inexplicables.

            Es decir, cuando mencionamos los cambios energéticos, las transmutaciones, los fenómenos, donde efectos curativos o de sanación, en muchas oportunidades tildados como milagros, acontecen luego de la acción o disposición de grupos, personas o elementos, implícita o explícitamente asociados, solemos explicarlo como un “salto cuántico”. Paradójicamente, aunque todas las explicaciones mencionadas dan cuenta de una ciencia muy moderna o actual, no debemos olvidar que, las culturas más antiguas, de las que existen vestigios y testimonios a raudal, tales como el Tíbet, India, China, Egipto, etc. cuentan desde hace miles de años, con  terapias de armonización basadas en centros o chakras, canales energéticos, fuentes de propiedades vibratorias de las más diversas índoles, y una importante gama de historias de sanación relacionadas a la manifestación de “energías superiores”, y en ocasiones muy conectadas a cultos, religión o tradición que en el transcurso del tiempo hasta se han convertido en mitos populares.

            Basados en esto, podemos establecer un patrón de correspondencia entre esas antiguas tradiciones, en las que se trabajaba utilizando la energía desde un orden tal vez más intuitivo y más sencillo o cotidiano, donde las explicaciones tienen un referente comprometido con la FE, y por otro lado, observamos la existencia simultánea de ese concepto científico denominado Cuántica, en el cual, debido a la Incertidumbre, es preciso tener suficiente FE de que así los fenómenos realmente acontecen, con el fin de poder explicarlos.

            Un viejo dicho hermético afirma: “…tanto se alejan los extremos, que al fin terminan uniéndose…”, en beneficio del ser humano: ¡¡¡ Que así sea!!!

N. de A.: para este artículo se ha utilizado una descripción breve, pero no completa, de los principios básicos que definen la Física Cuántica.

Prof. David Cuk

Profesor de Artes mágicas y Ciencias esotéricas.

david@enarmonia.com *** www.enarmonia.com

 

 

           

 

 

 

 

Prof. David Cuk

david@enarmonia.com *** www.enarmonia.com